Operetta

Mientras estábamos nosotros muy panchos vacacionando en la costa rionegrina, en Neuquén el cirujano le metía cuchillo a la abuelita en su cadera medio maltrecha. La verdad que salió todo mas que de perinolas, y el dolor áspero de casdera que tenía se esfumó rápidamente, asi como el cagazo por la operación. De hecho, al par de días ya estaba entrenando para la maratón de nueva york! Bueno, quizás no tanto, pero empezó con las caminatas (mas bien los pasitos) de recuperación en poquitos días, y al poco tiempo ya con el bastoncete recorría raudamente la casa, hasta llegar al día de hoy, que camina sin bastón ni cosa similar por las callejas neuquinas, sin problema alguno. Asi que en nombre de la felicidad por haber pasado el carma pre operación (incluidas las dos operaciones fallidas con el medico anterior, la larga espera, y el papeleo para conseguir la prótesis) es que va esta entradita. Aguante abuela que quedan muchos kilómetros en esas gambas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: