Potpourri

Me estoy dando cuenta que hace un par de meses no actualizo el blog, vagancia pura, asi que intentaré ponerme un poco al día, aunque la cronología de los hechos se vea un poco alterada por mi lábil memoria.

Empecemos:

Hacía ya tiempo que veníamos amagando una juntada con Mehdi Daneshpanah, un chico iraní que está haciendo su doctorado acá, y con el cual solemos jugar al basquet los jueves (nuestro día basquetbolista por excelencia). Ya habíamos morfado en casa en un par de oportunidades, pero esta vez salía de morfi medio-oriental y en su morada. También se unían al convite Behnoosh y Kamyar, para completar el equipo local, y ayudar en los preparativos de la cena.

La entrada fué muy original, en vez de unos salamines con queso fueron unas frutas en bandejita, uvas, durazno, pelon, frutillas y no se que mas, en una bandeja muy rococó hecha artesanalmente. Asi que charla de por medio, le dimos una tuzada interesante, mientras el plato principal se terminaba de crocantear (porque cocido estaba desde hacía rato).

En ese rato paseamos un poco por irán, usando un libro de fotos que tenían ahi. Es un país muy vasto, con muchos lugares hermosos, montañas nevadas, pastizales enormes, desiertos fuleros, y muchas costumbres similares a las nuestras, de estar juntos en familia, de salir a pasear a las plazas y quedarse hasta el anochecer ahi, charlando, comiendo (aunque sin salamín no sea lo mismo), disfrutando. Ciertamente también hay diferencias, sobre todo en cuanto a lo religioso, a esa para nosotros extrañísima costumbre de ponerse el pañuelo en la cabeza, y algun otro par de cosillas que por ahi no me di cuenta aún. Pero pese a las diferencias, lo que nos pintan de irán sin dudas no es lo terrible que parece, mucha gente está muy en contra del chiflado que tienen por presidente, aunque hay unos cuantos que lo apoyan. Claramente la prensa gringa, o pro gringa, o mas bien, pro capitalista, necesita demonizar algún pueblo, sobre todo si tiene montones de petróleo, y bueno, acá tienen un buen partido.

Finalmente terminó de dorarse el arrocete al horno con chauchitas pollo, crema y alguna otra cosilla, que tenia que ponerse crocante en los costados y el fondo para poder desmoldarlo como tortita. Estaba buenísimo, comi como 3 veces, pero paré porque no me entraba más, y nadie me acompañaba en el morfismo extremo.

Ahi les va una foto del evento, que no salió muy buena por la ausencia de FLÁ (en auténtico español de guarda de museo), pero que muestra las truchas de los presentes.

img_2681.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: