Otra más en Boston

Hacía un tiempo que Özgür venía amenazando con hacer una reunión en la casa, pero no pasaba nada, hasta que pasó. A mediados de semana nos avisó, y no pudimos resistirnos. La idea era ir el sábado a eso de las 5 a la casa, llevar algo detomar, y el comparía unas pizzitas en una pizzeria de la zona, que en teoría es muy buena.

El tema que para ir desde Storrs o Hartford a Boston, son al menos 2 horitas de viaje, con lo cual para los estándares de unos cuantos era extremadamente temprano. Y se ve que para los de boston también, porque  a las 5 los únicos que estábamos eramos caro, juan (que fue con nosotros) y yo, y no fue sino hasta eso de las 8 que la gente empezó a aparecer. Para nosotros no fué problema, porque la pasamos muy bien con los chicos, y aprovechamos el tiempo de tranquilidad para ponernos un poco al día(ver foto)

ozgur-and-ramona-party1.jpg

Después, al aparecer la gente, el departamentillo se encarajinó, y se empezarona  formar los grupúsculos típicos de una fiesta numerosa. Es muy interesante analizar la dinámica de los grupos, porque por momentos estan todas las chicas de un lado, y los falcos del otro,  después se pueden agrupar los conocidos de ambientes comunes, y otras veces están todos mezclados, y esa resulta la parte mas interesante, porque uno conoce ahi caras nuevas, y seguramente también escuche acentos nuevos.

Hay que reconocer que las pizzas estaban buenas, no eran de horno de barro como por ahi alguno habia pensado, pero eran buenas, sobre todo la cuatro quesos, que tenía unas bolas de ricotta encima a modo de aceitunotas blancas.  Asi que una vez que tuvimos la panza llena, y ya habíamos charlado bastante, el concenso general dictó la salida a algún boliche para bailar. Acá en la gruinguería ese tipo de lugares cierra a las 2 de la matina, asique a eso de las 11 estabamos ya enfilando para el baile, en particular a un lugar latinoide que un local recomendaba fuertemente, llamado Havana Club. Al llegar nos desayunamos que era un pequeño salon donde habia bastante gente bailando salsa, o ritmos por el estilo. La mayoría nos quedamos, pero los tanos prefirieron irse a un lugar donde supuestamente tendrían mas éxito con las minas,  o al menos donde hubiera una barar decente para poder ahogar las penas de no conseguir nada. Nosotros nos quedamos con la mayoría, y pese a mi patadurismo extremo, bailamos bastante. Hasta podría decir que me aprendí medio a los ponchazos el pasito básico.

Ya a eso de la 1 estabamos medio cansados, y todavía nos quedaba el viaje de regreso, asi que colgamos los botines, y enfilamos para casa. Lástima que saque tan pocas fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: