Jovedí

7:45 Giamnarco (GM) aparece en la puerta del dormitorio, yo estaba medio despierto, pero en ese estado que te permitiría seguir asi por un par de horas mas, sin darte cuenta del verdadero paso del tiempo. Me levanté con una cara de fiambre total, y procedimos al desayuno en un ambiente en el que empezaba a sentirse el nerviosismo propio de un evento como el casorio. A las 9:30 venia el fotografo, asi que habia que hacer las cosas medio rapido. Yo me fui a la pieza a cambairme, mientras el resto hacia lo propio. Cuando terminé, baje y conoci a la hermana de GM, que llego a tiempo para las fotos del novio, su familia, y algún descolgado visitante extranjero.

it16.jpg

Terminado el cholulismo fotografico salimos medio como cohete para la iglesia, que a las 11 era la hora de la verdad. Ahi en la iglesia segui conociendo amigos de GM, entre ellos a Antonio, el testigo de parte del novio. Un personaje antológico, amante de la Argentina, con quien tuvimos una breve pero muy entretenida charla antes que empiece a hacer su laburo. La novia tardaba un poco en llegar, pero eso es casi obligatorio, asi que nadie se asusto, aunque ya se empezaba a rezongar por el calor. Al final apareció, y el cura largó con la perolata. Digamos que no soy muy amante de las ceremonias esas, pero estuvo lindo verlos a los dos tan felices, a las familias que no lo podian creer (hace muchos años que G&G estan juntos), y a los amigos ahi haciendo el aguante. El cura hablo un poco mas de lo que yo esperaba, asi que por momentos mi atencion se desviaba a las columnas de la iglesia, o a detectar algun otro tan embolado como yo, pero al rato volvia y lo escuchaba un poco, ya que por momentos decia cosas interesantes.

it18.jpg

it19.jpg

Terminada la blableta, ya con los novios convertidos en esposos, salimos del templo para esperarlos afuera y tirarles unos arrozasos. Nos hicieron esperar un rato largo, mientras hacian noseque, y afuera ya el calor pegaba, pero estoicamente resistimos, y los hicimos de goma cuando salieron. Ahi comenzo otra tanda de fotos para ellos, y la gente se empezó a tomar el buque hacia la fiesta, que no quedaba muy cerca. Yo me fui con Gigi, Antonio y un tercero, tambien muy piola, llamado Giovanni. La cosa es que nos perdimos como locos, y tardamos casi media hora de mas en llegar. Nos cagamos de risa en el viaje,por un rato seguimos a dos jovatas que claramente iban a la fiesta, pero estaban mas perdidas que nosotros, y al final luego de mandarnos contramano en una callecita en la cual de pedo entraba un auto y un piojo, llegamos a la fiesta, donde nos esperaban con unos frescos juguitos de frutas, que venian como anillo al dedo.

it20.jpg

Como es costumbre, a los novios los tuvimos que esperar un rato, mientras se sacaban fotos por ahí, perofinalmente llegaron, y pasamos a la recepción. Las mesas con comida estaban a los costados del parque, donde aun habia un poco de sombra, y los comensales nos mandabamos a ellas a seleccionar las delicias a deglutir. Habia una cantidad infernal de comida, toda de la zona. Mesa de quesos, de fiambres, de mariscos, una parrilla con pez y brochettes de langostinos, panes varios, y otras cosas mas que no recuerdo. Todo estaba impresionante, lástima que el calor te fundía, y comer con calor no van muy de la mano. Igual hice un muestreo de prácticamente todo, y tomé unos 300 litros de liquido, al igual que el resto de los invitados. La gente iba rotando de mesa, buscando la que tuviera la mejor sombrila, y finalmente se amontonó como si fueran a patear un corner justo a las zonas con sombra.

Después pasamos al quincho central, donde vendrían los platos principales. FUeron 3, a saber, el primero de frutos de masr, el segundo de pasta rellena, y el tercero pez (creo que era asi, pero la saciedad me obtura la memoria). Estuvo todo espectacular, pero claro, de tanto morfar uno no podia ni moverse. Igual no habia que moverse mucho, porque no hubo baile en ningun momento, y la dinamica era charlar, comer, digerir un poco y volver a comer. Habia un tecladista y un saxofonista como musicos ao vivo, que estuvieron muy bien, pero por pedido explícito de Marco no tocaron la “música del trencito”, que es también allá un clásico de los casorios.

Mas tarde, y por si alguno se habia quedado con un poco de hambre, se abrieron las puertas de la bodega, y pasamos a al fresco espectacular de ese lugar, donde nos esperaban mesas de quesos y vinos. Ahi nos ven brindadno con marco en la covacha, mientras el resto de la gente se entretenia pinchando los quesitos, y hablando con los mozos que aconsejaban que iba mejor con que.

Ya a eso de las 7 la gente empezó lentamente a emigrar, pero los mas jovenes resistiamos estoicamente. Ya al anochecer se habian rajado casi todos, y nosotros estabamos en una mesa ahi en el pasto, ya con la fresca nocturna, y y uno de los chicos trajo su guitarra, que acompaño hasta las 11, cuando finalmente nos rajamos todos. En ese tramo guitarrero se consumieron un par de botellas de limoncello y de cognac, mas una de grapa a la cual no se le animo casi nadie. Fue muy bueno vivir ese ambiente, que tal parece se sucitaba muchas noches por semana en los tiempos de estudiante del ahora doctor y esposo romano. Fué un final acorde a la alegria inmensa de la fiesta, y ya al retornar a benevento me senti ahenchido de la alegría de haber podido vivir eso con mi carísimo amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: