Viaje a Benevento

De Roma partimos a Benevento, en realidad era el objetivo final, pero primero fuimos a San Lorenzello, que es donde estaban los padres de Marco, Romano y Ornella, y a donde habitaba la abuela Stella (que ve crecer los pastitos desde abajo). El camino es precioso, porque la campiña italiana lo es, muchos pueblitos chicos, mucha cosecha de cosas varias, que llegando a nuestro destino se va transformando progresivamente en viñedos.

it07.jpg

it08.jpg

En un momento salimos de la autopista a una queseríade alta reputación, donde compramos Mozzarella di Búfala. Yo en algún momento de mi vida pensaba que se llamaba si porque si, y no porque estaba hecha con leche de Búfala, pero estaba equivocado. La verdad que es un sabor muy particular, mas fuerte que el de la leche común, y el queso en si es ultra fresco, con una doble consistencia. Adentro es como una esponja, empapado en la leche, y por afuera es mucho más compacto, casi chicloso, conteniendo la leche que permanece adentro. El negocio donde paramos era totalmente casero, y se podian ver los piletones donde tenian la mozzarella. Le preguntamos a la mujer que nos vendía cuanto tiempo lleva hacer el queso, y nos tiró la posta de que comienzan la fabricación a las de la matina, y terminan 8 horas después. No se exactamente cuando empiezan a venderla, pero creo que es bastante rapido, porque el sabor es extremadamente fresco. Asi que ahi nomás nos clavamos dos bolitas de mozzarella, unos 700 grs, y con la panza entretenida seguimos viaje.

Como a las 6 llegamos a San Lorenzello, donde nos estaban esperando, con el almuerzo! Bueno, ellos ya habían morfado, pero nosotros le entramos al diente. Pasta, pollo a la cacerola, y ensalada de tomates caseros, un menú muy simple y sabroso, regado con vino de la zona (donde como les dije, hay muchos viñedos). Muy rico el vinito, sin aditivo alguno, y un sabor a uva muy notorio, digamos que con una nota dulzona (ya me estoy convirtiendo en uno de los farabutes que tiran comentarios de vino como “sabor aterciopelado” o ” aromas de frutos del bosque y alcornoque alpino”, entre otros). Rematamos con un limoncello casero, de limones también caseros, precisamente de la quintita que tienen en el patio.

Mientras tranto afuera se largó un lluviasononón, que refresco mucho el aire, asi que el viaje a Benevento fué de lo mas pamcho. Acá en la casa oficial nos quedamos charlando otro rato, hasta que volvieron los padres, cuando charlamos otro rato, vimos un pequeño documental de Córdoba que estaban dando justo en la RAI, asi que charlamos bastante de Argentina (charlaron, porque mi italiano no es tan fluido como para mantener una charla por mas de 5 minutos). Pero al final no cenamos nada, porque no teniamos hambre, asi que después de una ducha reparadora nos fuimos a dar la vuelta al perro por el centro de Benevento. Muy bonito por cierto, y lleno de gente al pedo, algo a lo que estoy desacostrumbrado en la embolante sociedad gringa. La gente pululaba por la calle principal, una peatonal de piedras, si hacer un carajo, charlaban con amigos, se tomaban un helado, o se sentaban a hablar (gritar) en alguno de los tantos bares que hay por todos lados. Pasamos por la iglesia de san nosecuanto, que es donde se casarán Marco y Giovanna, tambien vimos un par de obeliscos del año del cuete (la ciudad tiene más de 2000 años de historia), la casa de gobierno, un edificio muy lindo que supo ser cine porno, para despues aventurarnos por unas callecitas laterales donde habia muchos barcitos, y un aglomeramiento de gente mayor que el de la calle principal, también un mayor nivel etílico (que distaba del pedo tioco), y montones de motitos que daban vueltas trayendo y llevando pendejos que luchaban a brazo partido por batir el recor mundial de alpedismo. Un lugar fabuloso. En una de esas callecitas encontramos un bar de vinos, que hay unos cuantos, pero son minoria comparados con los birreros, y nos quedamos con una botella de totín local (no me acuerdo la variedad de la uva), que surtimos a discrecion durante casi dos horas de charla. Dopo, a la cama a dormir, que el viaje estuvo largo, y ya los tenia sueño en lo jojo.

Hoy empieza un nuevo día, desayuno con un capuchino muy bueno, y después una tacita de café, que es negro como la gran 7 (se ve que no es lo mismo tomar capuchino a tomar café), mas unas galletitas con mermelada, y después veremos que nos depara el destino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: