Llegó la hierba

Dos kilitos, solo eso nos quedaba en las arcas, y a uno ya le empieza a agarrar el sindorme de abstinencia. El solo pensamiento de no tener a la mañana unos matecitos para empezar el día hace que la mandíbula empiece a temblar, y que las sombras se transformen en ominosos monstruos que conspiran contra uno, donde sea que esté.

Asi que agarré el buscador, y después de un rato de averiguacion de antecedentes, dí con “www.yerbamatecafe.biz”. Nombre bastante psicodélico, pero auto-explicativo, y el kilo de Rosamonte estaba a mejor precio que en ningun otrolado, asi que lo surtí nomás. Para ahorrar en transporte (creo que viene de tejas) compre unos cuantos kilines, como se puede apreciar en la gráfica.

A hora me encuentro mate en mano, a punto de ponerme a lavar el despelote de platos que tenemos en la cocina…

yerba_b.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: