A cada chancho le llega su San Martín.

Cuantas veces usé esta simpática expresión sin saber de donde cornos viene. El significado es bastante facil de entender, o al menos asi me resulta a mi, como que a cada cual le llega su hora, pero porque nuestro héroe nacional aparece ahí?

En una primer explicación que oí por ahí, me conformé con creer que en realidad San Martín era un frigorífico donde carneaban de todo, entre lo que entraban los chanchos. Pero hace poco se me dió por buscar un poco más, y encontré una explicación mas convincente aún, con variaciones de lo mas variopintas. Cito aquí a (Asturias)

Asturias hereda de la civilización en la que se inscribe el amor al cerdo, casi un objeto de deseo, una religión que conlleva invocaciones a los santos para que todo vaya bien: “Estos cerdos que se nombran, San Juan los vigile, amén; San Martín los apaciente, amén; San Blas los libre de todo mal, amén…”

Precisamente será San Martín quién dé el pistoletazo de salida el 11 de Noviembre. Los meses siguientes toca cerdo, pero la matanza en sí no estaba exenta de un protocolo inaugural. En muchos lugares de Asturias, dos semanas antes se cebaba al animal con castañas, y la jornada anterior se sometía a ayuno para que sus tripas se fueran limpiando. No había nada que hacer y el fin estaba cerca: “A cada Gochu le llega su San Martín”. Y eso que este dicho habla del gochu para referirse al hombre mismo y su destino, una metáfora cruel, un momento inaplazable, en fin.

Como se ve, en Asturias a veces se usa A cada Gochu le llega su San Martín. En otros lugares se dice A cada gorrín le llega su san Martín. En Latinoamérica la frase también se oye a veces como A cada chancho le llega su San Martín.

Otra cuota de cultura, ya con un toque distintivo argentino la pone terapiatanguera

El 11 de noviembre es el día del santo patrono de Buenos Aires, San Martín de Tours, festividad católica heredada de España, donde se la celebra con misas y procesiones, seguidas de comidas de fiesta en la que abundan los lechones asados. Esto da origen a la conocida sentencia: “A cada chancho le llega su San Martín”.

Como un ejemplo de dialéctica de los opuestos, en Buenos Aires se celebra en esa misma fecha el día del marido engañado. Anónimas felicitaciones solían hacerse telefónicamente y por carta en épocas más despreocupadas y joviales, y hasta se llegaba al gasto de una encomienda en la que se enviaba, por malicia o por afán de causar daño, un par de cuernos de carnero.

Asi que según parece heredeamos la frase del fanatismo Español (y por ahi mas precisamente asturiano, aunque a ciencia cierta solo dios sabe…) por meter a los santos en estos asuntos gastronómicos (y es sabido que mezclar religión con comida es indigesto, como es –de hecho– mezclar religión con cualquier cosa).

About these ads

Una respuesta to “A cada chancho le llega su San Martín.”

  1. Tano33 Says:

    NOOOOOOOOO

    San Martin era un tipo de alambre utilizado en el campo para hacer las cercas.
    Tambien lo utilizaban para atarles las patas a los chanchos antes de matarlos.
    De ahi viene el dicho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: